Polémica campaña en Londres

Vestida como si fuera un tiburón, una modelo protagoniza una campaña para poner fin a la pezca de tiburones para luego elaborar productos alimenticios y cosméticos.

Colgada de dos grandes anzuelos en la vidriera de una tienda del centro de la capital inglesa, la mujer simula ser un tiburón.

Con esa fuerte imagen, se pide que se detenga la pesca de tiburones, que en todo el mundo son asesinados unos 100 millones de ejemplares por año para luego elaborar comida y cosméticos.

El día


|

2 comentarios:

Graciela dijo...

Caro,La leyenda en verde sobre las siluetas apenas se lee.Bah,se lee la mitad.
Está copado el nuevo templateishon.

OliverX dijo...

impecable. Voy a profundizar sobre esta temática.
Besos, caro!